top of page

Apfelstrudel, perfecto para cualquier celebración.

Un postre lleno de elegancia, envuelto por la magia de la ciudad que lo rodea.

Desde pequeña me ha gustado viajar, conocer sitios nuevos, su cultura, y por supuesto, su comida. Además, viajar me incita a seguir viajando, es más, cada vez que termina un viaje, ya está mi cabeza planeando cuál será mi próximo destino.

«Pero en 2017, algo cambió. Estaba visitando una ciudad en la que nunca había estado, y en mi último día, solo pensaba cuando tendría el privilegio de volver a la imperial y glamurosa VIENA».

Fue un viaje, madre-hija, para celebrar nuestros números redondos, 50-25 y qué mejor manera que descubrir la capital austriaca. Y no, no se trata de ningún cliché, Viena está plagada de interminables palacios, acogedores cafés, música que inspira y de cuadros que hipnotizan.


Viena es elegancia pura, y ha visto nacer, crecer y morir a innumerables artistas. Pero pronto entendí que el Danubio Azul es el culpable de ello, ya que es capaz de inspirar a todo aquel que pase por su lado, y sino, que se lo digan al maestro Strauss.


Como buenas turistas visitamos numerosos palacios, fuimos a varias galerías de arte, y en una de ellas, Belvedere, vimos a Klimt y su famoso beso no sin antes pasar por la cafetería para degustar una una deliciosa y cara tarta sasher.

Pero también asistimos a 3 espectáculos, el primero, un desfile de caballos, que tenían mucho más ritmo que yo, el segundo fue escuchar Mozart en la impresionante sala Dorada y la tercera fue un espectáculo de cocina a las puertas del palacio Schönbrunn. Después de admirar con gran profundidad una de las construcciones barrocas más hermosas de Europa, nos fuimos a lo que llaman el Strudelshow.


Tuvimos que bajar por unas escaleras muy estrechas que daban a una especie de bodega, y ahí una joven pastelera con mucho arte, nos enseñó la elaboración del strudel de manzana según la tradición pastelera de Viena: el Apfelstrudel.

MASA DEL STRUDEL:

- 250 gr de harina fina

- 2 gr de sal

- 1 huevo

- 100 gr de agua templada

-20 gr de aceite

- un poquito de mantequilla para untar


Amasar todos los ingredientes para obtener una masa blanda que se suelte fácilmente de las manos y de la mesa. Hacer una bola con la masa, untarla con aceite y dejarla reposar entre 20 y 30 minutos. Estirar la masa sobre un paño enharinado formando un rectángulo, estirarla con el dorso de la mano hasta que quede finísima y untarla luego con mantequilla. Los maestros pasteleros austriacos dicen que una masa está bien hecha si a través de ella se puede... ¡leer el periódico!


PAN RALLADO CON MANTEQUILLA

-100 gr de pan rallado

- 50 gr de mantequilla

Calentar la mantequilla en una sartén, añadir el pan rallado y tostarlo hasta que esté dorado.


RELLENO

- 150 gr de pan rallado con mantequilla

- 140 gr de azúcar fino

- 10 gr de canela

- 170 gr de pasas

- 10 gr de zumo de limón

- 1 kg de manzanas agrias peladas, despepitadas y cortadas en rodajas

- un chorro de ron (opcional)


Mezclar bien todos los ingredientes.


PREPARACIÓN

Repartir el relleno sobre la masa estirada, cortar los bordes gruesos y enrollar cuidadosamente con el paño. Hacer rodar el strudel sobre una bandeja de horno untada con mantequilla y hornear a unos 190º hasta que quede dorado.


¡ A disfrutar!


Comments


bottom of page